En nuestros artículos siempre seguimos el mismo esquema, que consiste en comentar los Estados Financieros de cada empresa.

Os explicamos detalladamente a continuación lo que solemos buscar para decidir si la empresa analizada se adapta o no a nuestra estrategia de inversión.

Introducción

En la introducción explicamos la historia y el negocio de la empresa. Intentamos ver siempre cuál es su entorno, sus competidores y cuáles son sus ventajas competitivas.

1) SOLIDEZ: Balance

El Balance es el primer estado financiero que analizamos y siempre tomamos el del último Annual Report publicado por la empresa.

Es una foto de lo que la empresa tiene (Activo) y de lo que la empresa debe (Pasivo). La resta de estos dos valores (Activo-Pasivo) es el Patrimonio Neto, que es lo que los accionistas poseerían si se liquidase la empresa y suponiendo que los Activos estén correctamente valorados.

TOTAL ACTIVO = TOTAL PASIVO + PATRIMONIO NETO

El Activo y el Pasivo se distinguen en dos apartados: a Corto Plazo (Corriente) y a Largo Plazo (No Corriente).

Activos y Pasivos a Corto Plazo

Esto es lo que la empresa tiene y debe a menos de 1 año. Es decir, efectivo o productos que se puedan convertir en efectivo en menos de 1 año, y deudas u obligaciones a pagar en menos de 1 año.

El cociente entre Activos y Pasivos a Corto Plazo es el Ratio de Liquidez:

RATIO DE LIQUIDEZ = (ACTIVOS CORRIENTES) / (PASIVOS CORRIENTES)

En este Ratio nos gusta ver valores por encima de 1. Esto siempre es debatible, puesto que dependiendo del tipo de negocio y del poder de negociación de la empresa este Ratio puede estar por debajo de 1 y no pasar absolutamente nada.

Otro ratio que nos gusta considerar es el llamado Test Ácido:

TEST ÁCIDO = CASH / (PASIVOS CORRIENTES)

Hay profesionales que tienen en cuenta también el Stock (Inventarios) en este cálculo. Pero en algunas empresas esto también es controvertido (por ejemplo, por no tener Inventarios), así que para poder tener un criterio uniforme nosotros sólo consideramos el dinero en efectivo (Cash). Aquí nos gusta ver un valor superior a 0,33. Es decir, que la empresa tenga al menos 1/3 del dinero en efectivo para pagar las deudas que debe a lo largo del año.

Activos y Pasivos a Largo Plazo

En este apartado analizamos lo que la empresa tiene y lo que la empresa debe a largo plazo. Lo que la empresa tiene (Activos No Corrientes) se suele dividir en Inmovilizado e Intangibles.

El Inmovilizado son las propiedades de la empresa, que se tienen que ir depreciando según la esperanza de vida que tienen. Pueden ser edificios, fábricas o terrenos, pero también maquinaria o vehículos. Es todo lo que la empresa tiene y que se puede “tocar”.

Los Intangibles, como su nombre indica, se refieren a lo contrario. Activos que posee la empresa pero que son más etéreos. Pueden ser programas informáticos o el valor que se atribuye a marcas propias. Pero también puede ser lo que se llama “Fondo de Comercio” o “Goodwill”, que se refiere al precio que una empresa paga por otra por encima de los activos que compra.

Es más complicado atribuir un valor a cosas que no se pueden tocar pero, por lo general, nos gusta ver aquí un valor lo más pequeño posible y decreciente, sobre todo para el Fondo de Comercio (“Goodwill”), que son activos ficticios.

Nos gusta también comparar los Intangibles con el Patrimonio Neto. Es evidente que cuanto más alto sea el Patrimonio Neto, mejor. Significa que hay poca deuda. Hay quien dice que empresas con un Patrimonio Neto demasiado alto son poco eficientes porque podrían contraer más deuda y ser más productivas. Pero a nosotros nos da tranquilidad ver un Patrimonio Neto alto porque esa deuda que se puede contraer la entendemos como un “comodín”. También hacemos el ejercicio de suponer que los Intangibles valen cero. ¿qué Patrimonio Neto quedaría si eliminamos los Intangibles del Activo y sustraemos el mismo valor del Patrimonio Neto?

En cuanto a la deuda, solemos comparar la Deuda Neta con el EBITDA (Beneficio antes de Intereses, Impuestos, Amortizaciones y Depreciaciones). Por Deuda Neta entendemos toda la Deuda con entidades financieras, y sustraemos el dinero en caja (Cash). Cuanta menos Deuda Neta, mejor. Y nos empieza a preocupar cuando supera el valor de 3 veces el EBITDA.

2) RENTABILIDAD: Cuenta de Resultados

La cuenta de resultados (P&L en inglés) nos muestra lo que la empresa ha ganado durante el año fiscal.

A las Ventas, se resta el coste del producto, gastos de administración, logística, marketing…. para llegar al EBITDA (Earnings Before Interests Taxes Depreciations and Amortizations). Este dato nos da una idea de lo que la empresa ingresa por la naturaleza de su negocio sin tener en cuenta el factor inversiones (Interests), el factor país (Taxes) ni el factor de corrección del Balance y de previsión de sustitución de activos (Depreciations and Amortizations). Si tenemos en cuenta todos o algunos de estos factores, estaremos hablando del EBIT (Beneficio antes de Intereses e Impuestos), EBT (Beneficio antes de Impuestos) o Beneficio Neto.

En nuestro análisis, nos fijamos siempre en:

Ventas

Nos gusta ver que las empresas aumenten sus ventas año tras año y que este aumento no sea a trompicones ni debido a circunstancias excepcionales.

También es muy importante que estas ventas estén diversificadas geográficamente para no depender demasiado del consumo en un país en concreto, o peor aún, de un gobierno de un Estado en particular.

Márgen

Los márgenes son ratios que nos indican la calidad de un negocio. Cuanto más altos sean, más podemos suponer que la empresa tiene ventajas competitivas sólidas.

MARGEN NETO = (BENEFICIO NETO) / VENTAS
MARGEN OPERATIVO = EBIT / VENTAS
MARGEN BRUTO = (VENTAS – COSTE DE LAS VENTAS) / VENTAS

El margen en el que nos fijamos más es el Margen Neto. Solemos atribuir una alta calidad del negocio cuando supera el 10%. Los demás márgenes también pueden resultar útiles según el caso.

Ratios de Rentabilidad

Son los Ratios que relacionan la Cuenta de Resultados con el Balance. Es decir, que relacionan lo que gana la empresa en un año, respecto a la composición y tamaño de sus Activos y Pasivos.

Son claros indicadores de la calidad del negocio.

ROA = (BENEFICIO NETO) / (TOTAL ACTIVOS)

El ROA (Return on Assets) significa cuantos € gana la empresa en un año, respecto a los € que tiene en Activos. Da una idea exacta de la productividad de los Activos de la empresa. También indica el tipo máximo de interés que una empresa debe aceptar para su deuda, puesto que si pide financiación es para comprar Activos que tengan una rentabilidad superior al tipo de la deuda. Nos gusta ver valores por encima del 5%.

ROE = (BENEFICIO NETO) / (PATRIMONIO NETO)

El ROE (Return on Equity) significa cuantos € gana la empresa respecto al (Total Activos – Total Pasivos). Es decir, cuánto gana la empresa respecto a la financiación propia. Buscamos siempre que este ratio sea alto, pero depende directamente del Patrimonio Neto. Así pues, podríamos decir que buscamos que este ratio sea alto (superior al 10%), siempre y cuando el Patrimonio Neto sea razonable también (por encima del 30% del Total Activos). Si el Patrimonio Neto es muy bajo, este ratio no tiene demasiado sentido. En cualquier caso, aquí no hay cifras exactas, siempre hay que matizarlo.

ROCE = EBIT / (PATRIMONIO NETO + DEUDA NETA)

El ROCE (Return on Capital Employed) es un ratio parecido al ROE pero con algún matiz más. Por un lado tiene en cuenta la Deuda Neta (que reduce el ratio), y por otro lado no tiene en cuenta los Intereses y Tasas (el factor inversión financiera y el factor país) y esto aumenta el ratio. Nos gusta ver valores superiores a 15%, pero como el ROE, es matizable.

Beneficio por Acción (BPA)

El Beneficio por Acción es el Beneficio Neto dividido por el Nº de Acciones de la empresa. Ambos siguen la misma tendencia siempre y cuando la empresa no varíe el Nº de Acciones.

Lo que nos interesa ver aquí es que el BPA sea creciente de una forma lo más uniforme y acelerada posible. Es importante también que sea consistentemente superior al DPA.

3) DIVIDENDO

Dividendo por Acción (DPA)

Es el Dividendo que recibe un accionista anualmente por cada acción. Interesa que sea alto, pero sobretodo que sea creciente. Cuanto más creciente mejor, siempre al menos por encima de la inflación, y respetando una política de Payout prudente.

En los artículos analizamos también qué Rentabilidad por Dividendo (DPA/Precio pagado por la acción) tendríamos a día de hoy si hubiéramos comprado la acción hace 5 o 10 años.

Payout

PAYOUT = DPA / BPA

El Payout es la proporción del Beneficio que es destinada a Dividendos.

Por mucho que nuestra estrategia se base en los Dividendos, nos gusta ver que la empresa destina poca parte de su Beneficio Neto a Dividendos. Si esto ocurre, quiere decir que aún tiene margen para subirlos o que en algún año con dificultades podrá seguir pagándolo sin recurrir a deuda.

El % razonable de Payout depende de cada sector, pero en general nos alegramos cuando vemos que está por debajo del 50%.

Cash Flow

Los Flujos de Caja (Cash Flows) son el dinero que entra y sale de la caja de la empresa durante el año fiscal. La diferencia con la Cuenta de Resultados es el Principio de Devengo, según el cual en la Cuenta de Resultados las transacciones se registran en el momento que ocurren, independientemente del momento de pago. En el estado de los Flujos de Caja es lo contrario: se registran los cobros y los pagos, independientemente de cuando se haya efectuado la transacción.

Por lo tanto los Flujos de Caja nos permiten corroborar la rentabilidad de una empresa y permiten comprobar en cierta medida que no se esté maquillando la Cuenta de Resultados.

Analizamos siempre los grandes capítulos de Operating Cash Flow (OCF) y Capital Expenditure (CAPEX). El OCF es el dinero exacto que ingresa la empresa durante ese año fiscal, y el CAPEX es el dinero que destina a inversiones materiales, ya sean activos nuevos o mantenimiento de los existentes.

(OPERATING CASH FLOW) – (CAPEX) = FREE CASH FLOW

La diferencia entre OCF y CAPEX es el Free Cash Flow (FCF), o Flujo de Caja Libre. Siempre comprobamos que el FCF sea suficiente para pagar los dividendos. Con el FCF, la empresa tiene también que devolver deuda, pagar intereses y puede tener otros gastos financieros como recomprar acciones. Pero es absolutamente necesario para nuestra estrategia que el FCF sea suficiente para pagar los dividendos.

Recompra de Acciones

En este apartado del artículo explicamos la variación del Número de Acciones de la empresa. Lo ideal es que la empresa recompre acciones propias y las amortice, puesto que eso aumenta el Beneficio por Acción. Pero esta recompra tiene que ocurrir a precios razonables, de lo contrario la empresa podría utilizar el dinero en otras inversiones más rentables.

En el caso contrario, si una empresa aumenta su número de acciones, es nefasto para el accionista ya que diluye el Beneficio por Acción.

La parte negativa que tiene la recompra de acciones es que reduce el valor del Patrimonio Neto. Cuando una empresa recompra acciones y las elimina, desaparece una parte de los Activos en el Balance: el Cash utilizado para comprarlas. Para conservar el equilibrio del Balance, el mismo importe invertido en comprar acciones desaparece del Patrimonio Neto.

CONCLUSIÓN

En este apartado recapitulamos todo lo que hemos visto, y emitimos nuestra opinión sobre si la empresa se adapta a nuestra estrategia de inversión o no. Tened en cuenta que por muchos datos que analicemos, estos artículos nunca son una recomendación de compra y cada lector tiene que hacer sus propias comprobaciones y sacar sus propias conclusiones.

Arriba